fbpx
Día Internacional de la Música

El Día Internacional de la Música con artistas salmantinos

¿Te imaginas un día sin música? La música está en todas partes, más allá de en las canciones y conciertos. Oculta en anuncios y películas. En programas de radio. O en cualquier establecimiento. Nada sería lo mismo sin ella. 

Hoy es el Día Internacional de la Música y para celebrarlo hemos querido hablar con protagonistas salmantinos como Saltinvanquis, Zero!, Twice y Alba Soler. Cada uno tiene perspectivas muy distintas, pero todos ellos coinciden en que la música no entiende ni de fronteras ni de estilos. La música es arte y son momentos.

Descubre las palabras que nos dedican. ¡Feliz día, músicos!

SaltinvanquisSaltinvanquis se formó en el año 2015 después de que sus integrantes principales, Manuel Corrales y Bruno Pino, estuviesen en un grupo de rock. Ambos describen la música como una vía de escape con la que se pueden expresar libremente. Su música es muy personal y refleja sus pensamientos, circunstancias o formas que tienen de interpretar la vida. Los dos integrantes del grupo Saltinvanquis defienden que cualquier estilo de música tiene el poder de transmitir sentimientos y comunicarlos al público.

¿Desde cuándo llevas en contacto con la música?
[Manu] Con la música al fin y al cabo todo el mundo lleva en contacto toda su vida. Empiezas escuchándola (una melodía, una canción). En mi caso Manu, ya estaba desde los tres años cantando o “dando berridos”. Luego pasa el tiempo y poco a poco vas ganando interés, conociendo a gente del mundillo, a músicos y a ver la música como un proyecto futuro, no sabes a qué largo plazo, pero sí empiezan las primeras composiciones con 15 años y de ahí…¡a ver hasta dónde llegamos!

[Bruno] Yo personalmente desde que nací. Mi padre ha tocado y cantado en un grupo toda su vida y he estado escuchándole en casa siempre. Desde los seis años ya tenía una guitarra en la mano y…hasta hoy. Siempre he vivido con la música.

¿Qué papel creéis que juega la música en momentos de crisis como estos?
Ha quedado demostrado que tanto la música como la cultura en general en estos momentos de la pandemia ha sido un punto importante, sobre durante el confinamiento. Al final la música te hace más ameno todo y te acompaña en cualquier situación. Pondríamos la mano en el fuego a que cualquier persona puede relacionar distintas experiencias de su vida a una canción y, al escucharla, transportarse a ese lugar o momento.

¿Por qué salas salmantinas ha pasado Saltinvanquis? ¿Cuál es el momento que más recordáis?
Dimos nuestro primer concierto en Villavieja de Yeltes y después hemos pasado por escenarios como la Sala Malabar (en el Barrio del Oeste), Super 8, Mano a Mano y La Chica de Ayer. La Sala B del Caem fue el último concierto que dimos.
En la era antes del covid, la que más recordamos es La Chica de Ayer. Fue una de las noches en las que te das cuenta de que lo que estás haciendo puede estar funcionando, nuestro punto de inflexión para seguir creciendo. Se llenó la sala, la gente estuvo increíble. Fue de esas noches en las que nos bajamos del escenario, nos miramos y dijimos…¡qué buena noche! Después de la primera ola del covid, tocamos en la Sala B del CAEM. Nos pilló todo por sorpresa, ¡en una hora estaban vendidas todas las entradas! Fue un día muy especial, hacía mucho tiempo que no tocábamos, era el primer concierto después de la pandemia y lo mejor: fue nuestro primer y único concierto con toda la banda, con unos músicos increíbles como Maxi Echevarría, Murgui, David Gómez y David Toledo. Disfrutamos como enanos.

A pesar de la situación actual, ¿qué proyectos musicales tenéis a corto o medio plazo?
Tal y como están las cosas, todo es incertidumbre. Tenemos un disco grabado desde septiembre y en breves estará disponible junto el making off y un par de videoclips. Empezaremos a mover todo el tema de las plataformas digitales (Spotify y Youtube) y merchandising. A medio plazo estamos pendientes de la gira de presentación del nuevo disco, pero dependemos de la situación sanitaria. Ahora la cultura está en un momento en el que no podemos apretarnos entre nosotros. Hay que salvarla, pero tenemos que ser conscientes de la situación en la que estamos y de que dar un concierto, aunque sea para 10 personas, es todo un lujo; al fin y al cabo solo hay dos opciones: o dar el concierto o no darlo. Estaremos totalmente agradecidos a quien lo haga posible.

¿Cómo es ser músico en Salamanca?
[Manu] Ser músico en Salamanca tiene ventajas y desventajas, como todo. Hay mucha diversidad musical y creo que Salamanca está cogiendo un poco de nombre en lo que es el mapa de España y están saliendo cosas muy bonitas que van a dar que hablar. También es fácil acceder a las salas en las que quieres tocar.

[Bruno] Salamanca es una ciudad en la que hay dos cosas muy contrapuestas. Una las instituciones y otra los músicos. Creo que en todas las ciudades es así, pero en Salamanca pienso que es más clara, porque hay muchísimos músicos, muchísimas bandas y gente joven que apuesta por la música. Pero a la vez, las ayudas que recibimos desde arriba, por parte de las instituciones, son muy pocas. Se podría tratar mucho mejor a la cultura.

¿Sentís el apoyo de la población salmantina? ¿Y de las instituciones?
La gente salmantina siempre ha estado ahí, tanto de nuestros amigos como de la gente que no nos conoce. Es todo un honor que alguien que sin conocerte de nada vaya al concierto y, además, salga satisfecho. Es todo un privilegio, sobre todo teniendo en cuenta que las últimas veces que hemos tocado en Salamanca, se ha llenado la sala.
Con las instituciones ahí vamos peleando (entre risas). Es verdad que ahora con el tema del covid y la desescalada ha habido buenas intenciones por parte del Ayuntamiento de Salamanca para generar apoyo para los grupos locales y emergentes. ¿Se podría hacer algo más? Seguramente, pero eso no está en nuestras manos. Les corresponde a ellos ver, en los mundos en los que se mueven, cómo es de factible apoyar e invertir en la cultura. Al final muchos grupos se tienen que marchar de Salamanca si quieren resonar. En definitiva, la cultura podría estar mejor tratada por parte de las instituciones, pero confiamos en que, con el apoyo de la gente, podemos seguir adelante.

¿Qué le dirías a cualquier persona que escucha música a diario?
[Manu] Yo como músico creo que es un error que la gente solo escuche un estilo musical. Creo que si una canción es buena, te va a gustar, ya sea rock, funky o tango. Hay que escuchar toda la musicalidad.

[Bruno] Yo animo a la gente a que escuchen lo que les gusta y cualquier estilo de música. Estoy seguro de que cualquiera descubriría músicas que le gustan si expandieran su oido y su cultura y escucharan de todo. Lo que digo yo siempre es que en todos los géneros musicales hay música buena y música mala, y la única forma de escuchar música buena y de calidad es escuchar mucho y tener la mente abierta.

Si estuviera leyendo esto la personas que sabéis que lanzaría a grandes niveles vuestra carrera, ¿qué le diríais?
Creemos que la persona que va a lanzar nuestra carrera, está leyendo esto. Es nuestro manager Rubén. Le estaremos eternamente agradecidos por todo el apoyo que nos comenzó a brindar cuando nadie nos conocía. Todo lo que estamos consiguiendo es gracias a él. Y más allá de eso, si hay alguien más que tenga más “poder” a nivel de discofráficas, productoras, etc. le diríamos que es el momento de apostar. Con un disco entre manos estamos en nuestro mejor momento.
Gracias también a todo el mundo que nos está siguiendo. Vamos a ser fieles a lo que estamos haciendo y a seguir adelante, disfrutando de Saltinvanquis por mucho tiempo.

Zero!Ángel, a la guitarra, Felipe, a la batería, Víctor, con el bajo, y Diego, con su voz y guitarra, llevan en contacto con la música desde hace mucho tiempo y, a pesar de la situación, siguen peleando y trabajando en cosas que aún están por desvelar… Puede que debido a esta pandemia Zero! se tenga que adaptar y reinventar, pero aseguran que nada hará que se pierda ninguno de los ingredientes que tanto les caracterizan: potencia, sentimiento, fuerza, energía y ganas de luchar.

¿Qué es para vosotros la música?
La música, en el día a día, es un remedio y desahogo contra aquellas preocupaciones de la vida. Encima de un escenario, se transforma en pura potencia y sentimiento. Un continuo calor interior que, junto con el que desprende nuestra gente, se transforma en un estallido bestial de emociones que nos hace sentir más vivos que nunca.

¿Cómo se formó Zero!?
Zero! Es un grupo que se inició desde el desconocimiento, ya que no teníamos grandes conocimientos musicales y apenas nos conocíamos entre nosotros. Poco a poco, forjamos una amistad que ha sido la base en todo momento del grupo, más que lo musical, y realmente, ese código, es lo que ha sustentado el grupo y el proyecto todo este tiempo.

¿Qué papel creéis que juega la música en momentos de crisis como estos?
La música, desde nuestro punto de vista, siempre es un elemento que va acorde a nuestros sentimientos, por lo que nos ayuda a sobrellevar malas rachas y, por el contrario, a dar impulso en las buenas. Es un arte que nos acompaña rutinariamente.

¿Cuáles son los escenarios que más recordáis y por qué?
Zero! ha pasado por muchos escenarios de Salamanca. Si tuviéramos que señalar los más destacadas por ciertos recuerdos, nos quedaríamos con salas como La Sociedad Hard Rock (donde iniciamos este proyecto), así como Plan B y Tío Vivo. Sala B, Potemkin y festivales, como Tres Acordes Fest, nos han impulsado a seguir luchando. El escenario del Festival Farinato Rock es, sin lugar a duda, nuestra cancha favorita. Por último, uno de nuestros pequeños sueños como salmantinos, es el increíble escenario de la Plaza Mayor, donde no pudimos contener las lágrimas al bajarnos de tal imponente “monstruo”.

¿Cómo es ser músico en Salamanca?
Ser músico en Salamanca puede llegar a ser diferente con respecto a otras ciudades porque existe una gran variedad de grupos que conforman una escena musical muy amplia, lo que hace qu se conviva en un contexto en el que te sientes más acogido.

¿Cuál es vuestra expectativa laboral a corto plazo?
Vivir de la música es muy difícil, aunque no lo descartemos. Aun así, cada integrante está labrando su camino profesional acorde a sus gustos, pero si llegara el momento de poder vivir de la música, nos decantaríamos por ello.

¿Sentís el apoyo de la población salmantina? ¿Y por parte de las instituciones?
Nuestra gente es la mejor. No podemos decir lo contrario. Siempre queman las redes sociales, siempre están al pie del cañón cuando lanzamos un videoclip. Nuestro último disco, “LUZ”, tuvo una acogida brutal y eso es algo que se agradece muchísimo. Por otro lado, en cierto modo, existe apoyo por las instituciones. Podría ser mayor, pero no estamos disgustados.

Si estuviera leyendo esto la personas que sabéis que lanzaría vuestra carrera, ¿qué le diríais?
Le diríamos que se lanzase. Que nos dejamos la piel en crear y producir nuestra música con mimo, para pulir y esforzarnos en mejorar y profesionalizar todo lo que nuestra madurez personal y musical nos permite. Creciendo poco a poco, pero de forma sana y correcta.

Alba Soler y Maikel MikiLa salmantina Alba Soler lleva en contacto con la música desde que nació y desde hace seis años ha decido convertir este arte en su profesión. Estrenó su carrera musical en los escenarios con su primer acústico en Liverpool Pub y, desde entonces, ha pasado por conocidas salas salmantinas como el Music Factory o en Camelot. De todos ellos destaca la acogida de la gente y de cada aparición guarda buenos recuerdos.

 En medio del primer lanzamiento internacional de su nuevo tema “Por tu piel” junto con el cantante habanero Maikel Miki y a punto de sacar otro single con un artista francés, Alba Soler se sienta a hablar con nosotros en el Día Internacional de la Música.

Alba, ¿qué es para ti la música?

La música es algo vital que nos acompaña durante toda la vida en cualquier lugar y que incluso nos ha marcado algún momento bonito, melancólico, etc . La música tiene el poder de emocionar, de motivar, de hacer feliz… En definitiva, de transportar todo tipo de emociones. Para mi la música es algo mágico y tengo la suerte de trabajar en ello, espero que por muchos años más.

¿Qué papel crees que juega la música en momentos de crisis como estos?

En momentos difíciles, como los que estamos pasando, es crucial el papel de la música. La gente consume la música mucho más, aunque sea desde sus casas, e incluso a nosotros, los músicos, nos ayuda en cuanto a la creatividad. Yo ahora no paro de componer y preparar nuevos lanzamientos. 

¿Cómo es ser músico en Salamanca?

En mi caso no hay diferencia en ser músico en Salamanca ni en cualquier ciudad porque, afortunadamente, nos movemos por toda España. He trabajado en televisión y en radios, tanto nacionales como locales, y, ahora, nos estamos abriendo al mercado internacional.

¿Sientes el apoyo de la población salmantina? 

Sí, en Salamanca tengo mucha gente a la que le gusta mi música y, eso, me hace estar muy agradecida. Tengo público de muchas ciudades que apoya la música que hago (y eso que soy muy versátil). Tan pronto puedo hacer balada como reggaeton y, aún así, el público es muy fiel con todo lo que hago.

Si estuviera leyendo esto la personas que sabéis que lanzaría a grandes niveles tu carrera, ¿qué le dirías?

El equipo que hay detrás de cada artista es fundamental. Seguramente sea una persona que pone la mano el fuego y apuesta todo por tu lanzamiento a escalas mayores. Le mostraría lo agradecida que estoy, y… le daría un gran porcentaje de mis producciones— concluye Alba entre risas. 

TwicePara el grupo salmantino Twice, la música es un medio de vida. Con el premio al Mejor Grupo de Música 2018 USAL y el reconocimiento de instituciones, como el Ayuntamiento de Salamanca, los tres integrantes de Twice se han subido a escenarios de toda la península. Hoy, conocemos a Miguel Espinoza Jiménez: creador, vocalista y guitarrista de esta banda de indie progresivo.

¿Cuando comenzó tu contacto con la música?

Personalmente toda la vida. Mi padre es profesor de música, así que nací con ella debajo del brazo. A los 7 años entré en el conservatorio y comencé mis estudios en Piano Clásico. Con esta formación y con ganas de ir más allá de música clásica creé Twice, cuando tenía 15 años.

¿Cómo se formó Twice?

Todo comenzó en busca de un terreno fuera de la música clásica. Así, me junté con unos amigos del instituto para comenzar a tocar versiones de diferentes grupos de rock clásico, como Guns N’Roses, o incluso los nacionales, como Dover. Poco a poco el proyecto fue creciendo y, tocando con diferentes músicos, comencé a componer los primeros temas de la banda hasta que, en 2015, lanzamos nuestro primer single doble “It Isn’t Real”. Desde este momento el proyecto comenzó crecer sin parar. Empezamos a salir de gira, grabar nuestro primer álbum “Actuality” (enero 2016) que nos llevó a hacer nuestra primera gira por toda la península. Seguimos lanzando diferentes singles hasta llegar a nuestro segundo y gran álbum “Efecto Placebo” (Junio 2019), con el que hicimos nuestra última gran gira.

¿Qué papel crees que juega la música en momentos de crisis como estos?

Como hemos podido ver en la cuarentena, o incluso en nuestro día a día, la música es un bien de relajación, concentración y animación. No se puede vivir sin ella y, durante el confinamiento, no hemos dejado de consumir música. Ahora, nos pegamos por poder ir a un concierto y escucharla en directo.

¿Por qué salas salmantinas ha pasado Twice?

Todos los conciertos son importantes, de todos se aprende. Muchas veces das más relevancia cuando las grandes instituciones cuentan contigo, pero lo que realmente importa es todo el trabajo anterior para poder llegar ahí. Hay bandas y cantante que solo dan conciertos bajo la contratación del ayuntamiento y, ni siquiera, han salido nunca de gira.

Twice ha recorrido Salamanca en todos sus aspectos. Solo nos queda un espacio en el que nunca nos han permitido tocar: la Plaza Mayor, y menos con las nuevas normas del Ayuntamiento para las Ferias y Fiestas en las que las bandas salmantinas se tienen que desplazar a otros espacios en vez de ser teloneros o tener sus propios conciertos en las Ferias y Fiestas.

Aun así hemos tenido la oportunidad de actuar en diferentes eventos, como en el Concierto del 800 Aniversario de la USAL (donde teloneamos a DORIA), las Ferias Fiestas de Salamanca en 2018 (tocamos en el Anfiteatro Parque Nebrija), en las batallas de bandas de la USAL (que ganamos en el año 2018) o el Mahou Street Food 2019,.

Asimismo hemos pasado por diferentes salas, como el Rastrel, El Vividero, La Salchichería, Patio del Museo del Comercio, el Centro Cultural Miraltormes, Residencia Universitaria (en la Plaza del Liceo), el Patio del Da2 (donde tuvimos el honor de cerrar el Tres Acordes Fest en 2016), Almargen (sala que siempre confió en nosotros y nos cedió su espacio para hacer varios festivales), Sala Potemkin (donde gracias a su anterior gestor Javi Luque, dimos nuestros grandes primeros pasos como banda profesional, grandes conciertos a título personal y teloneamos a grandes grupos como Sexy Zebras) y la Sala B Caem (donde presentamos nuestro primer álbum “Actuality” y donde dimos el último concierto en el festival Cándala en 2019)

También hemos pasado por lugares de los que guardamos buen recuerdo, pero que ya no existen, como la Sala Micenas, La Sociedad (donde dimos nuestros primeros pasos como banda de versiones), Plan B (donde presentamos nuestro primer single como banda profesional), Trece Monos (el centro cultural más importante que tenía la ciudad de Salamanca y que la propia ciudad hizo que cerraran).

¿Qué proyectos musicales tenéis a corto o medio plazo?

Ahora mismo ninguno. Tenemos en mente lanzar un nuevo single, pero no sabemos qué hacer exactamente. Es muy difícil juntarse con esta situación. Estudiamos en diferentes ciudades y es difícil coincidir.

¿Cómo es ser músico en Salamanca?

Muy difícil. Está muy poco valorado al igual que el resto de la cultura (sin introducir en este espacio los toros que, obviamente, no lo son). Tenemos un gran problema de educación generacional en esta ciudad, se le llama cultura hasta al salir a beber a la barra del bar toda la noche.

¿Sentís el apoyo de la población salmantina? ¿Y por las instituciones?

Ninguno. Salamanca es una cloaca sin fondo en la que el egocentrismo musical permuta. Además, cada año, hay que venderse de nuevo por la nueva llegada de estudiantes y la salida de los que ya te conocían. Se vive en un bucle que es muy difícil de conquistar. Ni siquiera, las grandes bandas nacionales, consiguen conciertos de éxito en la ciudad, porque los estudiantes y jóvenes prefieren gastarse 5€ en una copa en cualquier bar antes en teatro, una exposición de fotografía o de arte, una entrada a un concierto…

Las instituciones no hacen absolutamente nada por la cultura salmantina. Todos los que intentamos hacer algo en la ciudad tenemos que salir de ella. Por esto vivo en Madrid. Después, cuando generemos grandes productos artísticos, hablarán de nosotros con la cabeza alta y dirán que gracias a ellos estamos donde estamos, gracias a la ciudad de Salamanca.

Si estuviera leyendo esto la personas que sabéis que lanzaría vuestra carrera, ¿qué le diríais?

Esperamos que tenga la paciencia y el ánimo de hacer ese trabajo como una persona más de la banda. El equipo de Twice: técnicos de sonido, luces, escenario, fotógrafos… Todos son la banda

comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp