fbpx
Salamanca, jerga charra

Jerga salmantina, ¿aún no la conoces?

 

No sabemos si el nuestro es el mejor castellano de España, pero si quieres entendernos, hay palabras que tienes que saber.

  1. Dicen que el charro no es un lenguaje hablado, sino cantado. Pronunciamos tanto y tan bien que da gusto oírnos y por eso parece que cantamos.
  2. El charro no va para acá o para allá. El charro va ‘pallí’, ‘paquí’ o ‘pahí’.
  3. Si no entiendes algo no preguntarás ¿qué? o ¿cómo?. En su lugar preguntarás ¿lo qué? o ¿el qué? (incluso, aunque no tenga sentido la pregunta, a veces, decimos: ¿cuál?).
  4. Si quisiéramos preguntar la razón de algo no pronunciaríamos ¿por qué?, sino ¿pór que?, poniendo el acento en la o.
  5. Un charro alarga la última sílaba de sus preguntas hasta el infinito, Ej. -Vengo mañana -¿Vieneeeeeeees?
  6. Existe un verbo muy útil en la jerga charra: armar.
    • – ¿Qué haces? – Paquí armando.
    • – ¿Cómo te has hecho eso? – ¡Nah! Armando.
  7. El charro ama la complejidad verbal. No come, corre o canta, ha comido, ha corrido, ha saltado. Los pasados simples no nos van.
  8. Un charro saluda ¿Qué pasa majo?, y se queda tan ancho.
  9. Un charro no sueña, se sueña. “Ayer me soñé con hornazos” (porque me soñé yo, y lo recalco).
  10. Un charro compensa en apócopes lo que despilfarra en tiempos verbales “tó, pues lo que yo decía”. Dejemos claro que hasta ese ”tó” es diferencial del sur de la provincia, muy común entre Guijuelo y Béjar.
  11. Ten cuidado con mancharte alrededor de la boca cuando comes, porque un charro te dirá que tienes ”berretes”.
  12. ¿Tienes una herida en la cabeza? A eso los salmantinos lo llaman ”pitera”.
  13. Ir de fiesta se dice ”salir de pingo” o ” pingoneo”. Y claro, estés donde estés de la ciudad siempre, siempre, se dice: ”bajar de fiesta”.
  14. ¿Haces algo rápido? En Salamanca lo haces en un ”periquete” .
  15. ”¡Vaya cisco que has preparado!” Cuando has hecho algo que se te ha ido de las manos. (El cisco es el carbón que sale de quemar las ramas de las encinas cuando se podan y con él, se calentaban los braseros en los pueblos. Cuando se te escapaban las llamas quemabas medio monte).
  16. ¿Sabes lo que es un ”soplamocos”? Pues un tortazo salmantino. No lo quieras.
  17. ¿Has comido mucho? En Salamanca te dirán que “te has tupido”.
  18. Si estás en Salamanca, no te atragantas, “te añusgas“.
  19. Cuando salen de casa, los salmantinos no “echan la llave o el cerrojo”, sino que “candan la puerta“.

Seguro que nos dejamos muchos de nuestros palabros que decimos con total normalidad y de los que quizás ni siquiera somos conscientes. ¿Alguien aporta alguna más? Comenta nuestro post

 

comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp