fbpx
¿Por qué ir a Salamanca?

¿Por qué ir a Salamanca?

El arte, la cultura y la historia, son algunos de los protagonistas de Salamanca, una elegante y monumental ciudad a la que querrás volver una y otra vez. Hay un gran número de atractivos que ver en Salamanca. Sus calles guardan rincones, monumentos, plazas, jardines y otros espacios de gran belleza, que la convierten en una de las ciudades más bonitas del país. Además de ser una de las 15 ciudades declaradas Patrimonio de la Humanidad en España. 

Entre los accesos a la ciudad, el que puede resultar más interesante es el de la carretera de Madrid, especialmente de noche, pues podemos apreciar las dos catedrales, la Catedral Vieja y la Catedral Nueva. 

La Plaza Mayor es una de las zonas más transitadas de Salamanca, tanto por turistas como salmantinos. 88 arcos y un ambiente estupendo forman esta famosa plaza que no perdió vida ni durante la pandemia. 

Resulta muy interesante visitar el ayuntamiento y echar un vistazo a las estatuas sobre la fachada norte, que remiten a la representación de prudencia, justicia, fortaleza y templanza, aunque hay quien prefiere ver los símbolos de la agricultura, la industria, la música y la poesía.

Si recorres la famosa Gran Vía, que estará iluminada si la visitas en fechas navideñas, acabarás en la calle Caldereros, al final de la cual verás la famosa Torre del Clavero, del siglo XV. Sus 28 metros de altura y su belleza te piden a gritos un selfie en contrapicado. 

Caminando por la calle Juan de la Fuente llegarás hasta el Convento de las Dueñas, con su mundialmente famoso claustro plateresco, y, si levantas la vista, el impresionante Convento de San Esteban, visita inexcusable en una primera aproximación a la ciudad.

Si te diriges hacia la calle Benedicto XVI puedes colocarte al pie de la Torre del Gallo, no sin antes buscar la escultura de un astronauta en la fachada de la Seo. Es un ejercicio fantástico cuando se va con niños. También resulta divertido para los más pequeños buscar el astronauta en la Catedral y la rana, en la fachada de la Universidad. 

Merece la pena una visita al Palacio de Monterrey, del siglo XVI. Un poco más adelante, la escultura en la que Pablo Serrano inmortaliza a Miguel de Unamuno te indica la postura, con las manos a la espalda, en la que debes pasear por la calle de las Úrsulas hacia el parque de San Francisco.

Los lugares a visitar y monumentos para ver en Salamanca son incontables, resulta impensable condensar toda la información en un solo post. Por eso, ¡qué mejor que intentar visitarla en persona!

comparte este post