fbpx
Mogarraz

El retrato de una Pandemia

Mogarraz es uno de los municipios más famosos de la provincia de Salamanca. Ubicado en la Sierra de Francia, destaca por su peculiar mirada a todos los turistas que pasan por sus calles.

Casas de madera y piedra, el encanto de un lugar único que te hará adentrarte en la historia y en el hogar de cada una de sus casas, ya que de su fachada, cuelgan pintados en chapa más de 800 vecinos que viven o vivieron en el pueblo.

Su historia se remonta a 1967, cuando Florencio Maillo, pintor procedente de Mogarraz, decide basar sus retratos en fotos de carnet de todos sus vecinos, que habían sido tomadas para los documentos de identificación.

Mogarraz- SALAMANCA MOVIL

Una época de emigración, donde las familias buscaban un futuro mejor en otros lugares, el futuro deseado, el sueño esperado…

El pueblo comenzaba a perder población a gran escala y por ello, el mogarreño Maillo, decidió dejar el recuerdo plasmado de todos los vecinos que habían decidido quedarse allí para luchar por su futuro.

Los retratos comenzaron con un total de 388 a los que se han ido sumando nuevas caras que se dejan ver en cada fachada, hasta sumar un total de más de 800.

El pueblo, a penas alcanza los 200 habitantes en invierno, mientras que en temporadas de alta demanda, estas cifras se disparan, hasta llegar incluso a cuadriplicarlas.

Intereses turísticos múltiples que destacan entre los turistas.

Uno de los más llamativos, es el Calvario, en la entrada del pueblo podemos encontrar el conjunto de cruces de granito de finales del siglo XVII.

Por otro lado, otro de los puntos de gran riqueza cultural es la Iglesia, a la cual se puede acceder desde la oficina de Turismo de Mogarraz, que realiza excursiones, en los que muestra también el museo Etnográfico, para conocer la historia desde un punto de vista más amplio.

Pero el 2020 ha dejado un recuerdo que muchos no podremos olvidar, el recuerdo de las calles vacías, el silencio al abrir la ventana, o el sonido del reloj haciendo tiempo en nuestras cabezas.

Y esto, ha afectado a esta pequeña riqueza cultural de la Sierra de Francia.

Según explica Sagrario Sánchez desde la Oficina de Turismo de Mogarraz, en el propio pueblo no han tenido ningún caso de COVID-19. “Tanto la hostelería, como el Museo, la Oficina de Turismo… llevamos unas pautas muy marcadas, las calles se desinfectan y siempre procuramos cuidar y velar al máximo posible por la seguridad de todos, el turismo es esencial para pueblos que viven de él como Mogarraz” Declara.

En el verano hubo una afluencia de público por encima de lo normal, una sorpresa muy positiva para el pueblo, que se intentaba recuperar de meses de aislamiento. Pero la llegada del invierno, ha hecho que sus calles vuelvan a permanecer desiertas. “Pueden ser diez o doce parejas como mucho los fines de semana, pero normalmente traen su comida y van a su aire. Mientras que antes, había excursiones todos los días de la semana, desde dos, hasta cinco autobuses de 50 pasajeros podían visitar Mogarraz cada día.”

El cierre de comunidades como Madrid, hace que el turismo en la Sierra de Francia se desplome, además del cierre con Portugal u otros lugares próximos de los que se nutre el turismo de este municipio.

La hostelería, uno de los sectores más afectadas de esta pandemia, sigue sufriendo las consecuencias de una crisis que no deja respirar a los dueños de estos negocios.

Mogarraz- Historia

El restaurante Mirasierra es uno de los más famosos del pueblo, con más de 46 años de historia, y clientes de todos los puntos de España e incluso Portugal.

Hoy, con las puertas cerradas, explican el difícil momento por el que está pasando su sector. Su dueña, ya jubilada, y dejando el negocio en manos de sus hijos, nos relata las dificultades de permanecer abiertos únicamente con servicio exterior, las bajas temperaturas, hacen que los pocos que ahora visitan el pueblo, no se dejen ver en las terrazas.

Riquezas culturales como Mogarraz, no pueden quedar en el olvido, el turismo es necesario para la vida de muchas familias. Por ello, bajo la responsabilidad social y con visión de un futuro positivo, debemos recuperar las maravillas que esconden pequeños rincones de Salamanca.

comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp