fbpx
Fiestas-salamanca

¡La vida de Salamanca en Septiembre!

Salamanca arrastra años de tradición con una de sus costumbres más típicas, “Las Casetas.”
Localizadas en diferentes puntos de la ciudad, arrastran cada año a cientos de turistas que disfrutan de esta tradicional fiesta Salmantina.
Ubicadas en diferentes barrios de Salamanca y con el comienzo de las fiestas de la ciudad, la Feria de Salamanca celebra cada año una nueva edición que trae consigo más de 40 casetas a sus calles.

La ciudad del pensamiento, el saber, del arte y de la belleza saca a las calles numerosos pinchos, arte de la gastronomía Salmantina.
Cada caseta perteneciente a un establecimiento hostelero de la ciudad, contiene una especialidad gastronómica única, un manjar especial con una única condición, su precio no variará en función de la caseta.

Las casetas, con gran afluencia de público en sus horarios marcados, son cedidas por el ayuntamiento de Salamanca que junto la Asociación de Empresarios de Hostelería luchan cada año por sacar adelante una nueva edición.
Mas de medio centenar de casetas distribuidas por distintas zonas de la ciudad que se establecen en el marco de las Ferias y Fiestas Salmantinas.
Con nuevos formatos que se actualizan para fomentar la pluralidad de los establecimientos ofreciendo diferentes modelos de participación. A pesar de la crisis sanitaria originada por la Covid-19, las tradiciones Salmantinas nunca
llegarán a perderse, porque hacen de nuestra ciudad, una ciudad única.
Calles llenas de vida, olor, sabor y gusto que traen con ellas una espera interminable cada
año.

Música, ambiente y el llamado “jaleo” que sentimos con el comienzo de septiembre.
El primer aviso que llega de la Mano de la Mariseca, con su veleta en forma de toro como emblemático reclamo en lo más alto del Ayuntamiento, en su espadaña. Gigantes y Cabezudos que hacen referencia al valor histórico que pasea por las calles,
diversión de tantas y tantas generaciones. Una tradición que siembra la división y el terror de los más pequeños, desfiles con colas interminables de gente esperando a verlos pasar.

Desde el S.XVI los primeros personajes desfilaban como procesiones en Corpus Christi hasta día de hoy, una vieja moda convertida en historia que se han vuelto a convertir en un símbolo de las fiestas Charras.
Pero no podemos olvidarnos de la música, la música de la gente, de las calles, pero sobretodo de los conciertos que crean un ambiente de festejo, de ánimo y de emoción.
Cada año decenas de artistas pisan las calles de la capital para acompañar a los charros en
sus fiestas. Un septiembre que hace de Salamanca, una ciudad muy diferente a la que conocemos día a
día.

comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp